lunes, 12 de septiembre de 2011

Intentando crecer

Cada idea genera una fuerza y forja una forma .
Cada fuerza responde a una idea y anima una forma.
Cada forma entraña una idea y expresa una fuerza.




Al ser humano no le sucede lo que merece sino lo que se le parece. La actitud interna se refleja en el destino externo: "El azar se nos parece" escribía sabia y profundamente Georges Bernanos. La vida tiene una jerarquización de leyes, donde lo bajo queda naturalmente subordinado a lo alto.Al Karma se lo identifica usualmente con castigo y sufrimiento.
El sufrimiento no llega a nosotros como castigo sino como medio poderoso de purificación y elevación interior.

Se insiste en que el que sufre se halla en vías de mejoramiento y que no necesariamente ha sido peor que otros en existencias anteriores.
 En primer lugar la vida tiene un sentido que a veces se olvida y ese sentido es el mejoramiento y la elevación interior del ser humano en pos de la Gran Meta que constituye el sentido último de la vida. Hay un destino basado en un Principio de Justicia que establece que el ser humano cosecha lo que ha sembrado y pasa por las experiencias que necesita a lo largo no de una sola existencia, sino de muchas.










"Si el hombre superior oye la Enseñanza
hace cuanto puede por practicarla.
Si el hombre medio oye la Enseñanza 
aveces la adopta y a veces no.
Si el hombre inferior oye la Enseñanza
se reirá de ella a carcajadas.
Si no riera no sería la Enseñanza".
Lao Tsé