lunes, 1 de abril de 2013

Un buen día para no morir.

Hace 24 años, cuando iba al H.Italiano a hacerle el aguante a Fede pasaba por el cine de Ramos Mejía, y veía el cartel de Die hard. Cuando llegaba a la servocuna le decía a mi BB, que el verdadero Duro de matar era él,y que los médicos se esforzaban, pero no podían contra su nivel de supervivencia.Después, muchos años después,la vimos en VHS, muchas veces, es decir la cantidad de veces que hace que una película sea parte de la familia. Como Terminator 2. La última con John MacLaine viejo, y un zoncito flacucho haciendo de hijo sucedáneo me pareció mala, por más autos que exploten y por más que el giro argumental mantuviera la franquicia. Pero este screener que acabo de ver me hizo llorar,a lo mejor por lo parecido a las vhs y su horrible calidad de video. No, no. Porque los hijos crecen y superan o alcanzan a los padres, porque comprendí que Mercedes me había superado. Soy una loca , Mechi, pero vos me ganaste.