sábado, 22 de diciembre de 2007

Capricornio y nosotros.


En 1989, cuando Menem asumía,el Gran Tribunal Kármico:
la conjunción de Urano+Neptuno+Saturno se instaló en C apricornio,signo que ocupa nuestra casaX, y donde tenemos nuestra luna natal.
Todos los argentinos pasamos por esta fase-ilusión de pertenecer al primer mundo, con nuestro peso , nuestro vilpendiado patacón,al par del todopoderoso dólar.
Se decía que este stellium traería un nuevo posicionamiento frente a la comunidad internacional, ya que nuestro sol, se vería investido por los dones de estos transaturninos+ el propio Saturno.
y si, llamamos la atención del mundo, con la voladura de la embajada y de la AMIA;con un presidente ordinario y cipayo, que tomaba el tecito de las five o´clock, con la reina de un país absolutamente Capricornio, Inglaterra.
Un presidente que vendió todo lo que pudo, que nos vendió, porque el Estado somos todos.
La clase media; digamos nuestra Luna en Capricornio, chocha.
Cambiaba electrodomésticos, viajaba por lugares exóticos, consumía champán.
No olvidar que es una luna, una imgen arquetípica de la Madre, rígida, jerárquica(en el mal sentido:algo así como "se hace lo que yo, que tengo el poder", digo), y que además es la regente de nuestro sol en cáncer.
Mientras el HAMBRE, la desesperación, la pérdida de trabajo y conquistas sociales; la venta de nuestro patrimonio, con su correspondiente despilfarro en farras berretas, el país ostentoso, cuanto más Versace, mejor; otra vez, Capricornio.