jueves, 31 de julio de 2008

flor


Con el tiempo, te vas dando cuenta de que
para ser feliz con otra persona,
necesitas, en primer lugar,
no necesitar de ella.

Te das cuenta también que aquél alguien
que tu amas (o crees amar) y
que no quiere nada contigo,
definitivamente no es el "alguien" de tu vida.

Aprendes a quererte, a cuidarte y,
principalmente, a apreciar a quien también te aprecia.

El secreto es no correr atrás de las mariposas...
es cuidar del jardín para que ellas vengan hasta ti.

A fin de cuentas, tu vas a encontrar no a quien
estabas buscando, sino a quien estaba buscándote