sábado, 31 de marzo de 2012

La Diosa Blanca

Bueno mi nena, aquí ando, yendo a la guardia, riendo, haciendo chistes, y la gente se ríe!!!!
Me doy cuenta como te sentirías vos que eras el "alma de las fiestas" y " la alegría del hogar".
La gente se ríe con tan poco.
Les gusta vivir.
Y cada vez que estoy haciendo como que estoy hipomaníaca, siento mi identificación a esos rasgos tuyos.
El mundo patas arriba, vos tendrías que identificarte a la madre muerta;
y yo debería estar en la tumba, como corresponde a una vida/muerte normopática.
y, acá estoy, en este transcurrir tan anómalo.
Un remisero me dijo el otro día( los pobres, tienen que mirar para adelante, y están en otra, así que resultan excelentes escuchando) -Que castigo!, cuando le conté de tu ahorcadura.
Reflexioné sobre la palabra, y no me pareció correcta.
Tu suicidio no fué un castigo.
Fue una liberación para vos, es dolor para mí.
Otra vez Semana Santa.
La muerte del Hijo.
Ese dios de las montañas, Iahvé, el innombrable, que le gustaba andar matando hijos ajenos y propios, no me despierta simpatía, y sí debo sentir Temor y Temblor, estoy en la lona.
Así que pues, mi nena,la Triple Diosa me llama.
Pongamos por caso que la Doncella, y la Madre ya han pasado; supongamos que  la Vieja, está ahora en mí.
Dueña de la Muerte y el Renacimiento.
Es otoño ya.
La oscuridad aumenta día a día.
Pero no en mi alma.