miércoles, 24 de agosto de 2011

El desencanto del mundo

Decía alguien, de cuyo nombre no puedo quiero acordarme, que el triunfo de la razón sobre el mito ha dejado como resultado un vacío, el desencanto del mundo.
Y que , presos de las escabrosas creaciones utilitarias de la tecnología, estamos bajo un hechizo aplastados en la Jaula de hierro.
El triunfo de la razón utilitaria nos ha dejado secos.

La ideología del "Progreso" es pues una gran mentira. Quienes se definen como "progresistas" debieran sentir vergüenza. El Progreso se muestra como una máquina dentada, engrasada por el Prozac, de ininterrumpida guerra, masacre, genocidio, enfermedades y epidemias nuevas y cada vez más letales, destrucción de la naturaleza y vaciado de la espiritualidad de la vida en una enorme crisis material-psicológica.
  Merceditas, encuentro tus lecturas en   los marcadores que dejaste en tus carpetas, en el sitio de Facebook cuando todavía no habías renegado de la web, cuando la libertad absoluta y loca de quitarte la vida no había hecho anclaje en vos.
Me llamaste zombie, porque te dije que tenía que pagar las deudas. Deudas con el Estado, por ejemplo.
Te contesté que si no pagara no tendríamos agua, ni gas, elementos imprescindibles para bañarse por ejemplo.Sonreíste enigmática. Seguro que habías accedido a una verdad que yo no sabía.



Justicia? Decencia? Como puede esperar justicia o decencia en un planeta de personas dormidas? --- Gurdjieff, 1918