martes, 28 de febrero de 2012

...."las vidas que se perdieron, se perdieron..."

Se acerca , tenebroso, el diez de marzo.
No puedo decir que estoy mejor.
Mucho peor.
Dios es un cabrón, y el destino su perrita faldera.


Maldigo del alto cielo.

Me hartan los discursos de todos.
Desde los periodísticos hasta los bestiales discursos presidenciales.
Miro una sociedad corrupta, dónde la gente muere y todos se hacen los boludos.
A un pibe tardaron dos días en encontrarlo muerto; y ese personaje siniestro, l 'aGarré, echándole la culpa al pibe por viajar en el cuartito dónde tantas veces te tenés que meter si querés llegar a horario a trabajar.




"El cuerpo de Menghini Rey se encontraba dentro de la cabina de conducción del motorman del cuarto vagón, lugar vedado a los pasajeros, que se hallaba en desuso y sin comunicación con el interior del mismo por hallarse las puertas clausuradas".  Caradura, desvergonzada, conchuda.
O como se dió el gusto de decir la madre del pibe:
Es vil, bajo, bastardo y canalla querer responsabilizar a la víctima.



Falso positivo otra vez