viernes, 4 de septiembre de 2009

Kafka era culpable.



Válery afirmó que la cosmogonía es el más antiguo de los géneros literarios. La poesía, según se sabe, empieza por el mito y la epopeya. El concepto de literatura realista es azas nuevo. También lo es la idea, hoy común de que el deber del escritor es reflejar su época y las circunstancias sociales que la rodean. La imaginación ha preferido siempre tierras lejanas y épocas antiguas o venideras. No huelga señalar que todos los personajes de la épica anglosajona son escandinavos. Las Mil y una Noches se complacen, como los poemas homéricos, en la veneración de nombres antiguos y de regiones alejadas y fabulosas. Actualmente, la literatura fantástica oscila entre dos caminos. Uno, el onírico, el de Henry James, el de Arthur Machen y el de Kafka; otro el científico, el de Wells y el de Ray Bradbury, que prefiere atribuir sus maravillas a invenciones mecánicas. El anillo de Gyges hace que su poseedor sea invisible; Wells opta por un líquido imaginarioen el que se baña un albino. Ambos medios son lícitos. En cuanto a mí, creo tender al primero, al onírico, al mágico, al tal vez real.

Esto lo escribió J.L.Borges y lo copié textualmente de la revista Minotauro 8 del año 1984 de Nuestro Señor .