lunes, 23 de mayo de 2011

Siempre se aprende algo nuevo.

CUERPO DOCENTE
         Bien sabía él que la iba a echar de menos
    pero no hasta qué punto iba a sentirse deshabitado
    no ya como un veterano de la nostalgia
    sino como un aprendiz de la soledad

    es claro que la civilizada preventiva cordura
    todo lo entiende y sabe que un holocausto
    puede ser ardua pero real prueba de amor
    si no hay permiso para lo imposible
 
    en cambio al cuerpo
    como no es razonable sino delirante
    al pobrecito cuerpo
    que no es circunspecto sino imprudente
    no le van ni le vienen esos vaivenes
    no le importa lo meritorio de su tristeza
    sino sencillamente su tristeza

    al despoblado desértico desvalido cuerpo
    le importa el cuerpo ausente o sea le importa
    el despoblado desértico desvalido cuerpo ausente
    y si bien el recuerdo enumera con fidelidad
    los datos más recientes o más nobles
    no por eso los suple o los reemplaza
    más bien le nutre el desconsuelo
 
    bien sabía él que la iba a echar de menos
    lo que no sabía era hasta qué punto
    su propio cuerpo iba a renegar de la cordura

    y sin embargo cuando fue capaz
    de entender esa dulce blasfemia
    supo también que su cuerpo era
    su único y genuino portavoz.
Mario Benedetti