domingo, 29 de mayo de 2011

Sobre todo



"Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores... y por su llaga fuimos curados" (Isaías 53:4, 5).