jueves, 27 de diciembre de 2012

Actualizaciones

No me olvido que fué una investigación de Lanata la que manda en cana a Felisa ño nuevo; no me olvido que la bronca se me iba juntando, y que en 2008, febrero o por ahí, intervienen el Indec, no me olvido. Tantos años; en otro momento, ese escándalo, que se yo, en época de Menem, hubiera hecho titubear a muchos; pero estoy rodeada de zombies con cerebro lavado en la facultad de Sociales de la UBA.Son buena gente, las trabajadoras sociales, algunas hasta pueden promocionar a beatas, pero... tan sumisas en su pensamiento,tan de acatar lo que le enseñan, que parecen discípulas de Goebbels. Te determinan que niño debe estar con su madre/padre, y si esa mujer debe divorciarse o no.Estas chicas, que ahora por ley son parte del Equipo multidisciplinario que determina la salud mental-social de la persona, son fácilmente manipulables; la llave para confundirlas es: derechos humanos.Pierden criterio, se confunden, los laberintos vitales no están hechos para el pensamiento único.Insisto, son buena gente en general, las quiero a todas. Las psicológas que también son del cristinismo, sufren un cortocircuito con el tema del Deseo, por eso y en forma inesperada, las rencillas son facciosas. Ahora que mis emociones están en otro lado, observo sin compromiso, y hasta me divierte, esta desorientación. ¿ Que tenemos que pensar? A Lanata lo acusamos de traidor, pero ¿no era que Argibay tenía que ser una ídola? ¿Y ahora? La corte rechazó el per saltum, Argibay y los demás son golpistas cómplices de Lex Luthor encarnado en Magnetto? me parece que esto es demasiado, o forzamos la realidad un poco más, o estas chicas se me descompensan.