lunes, 17 de agosto de 2009

Homenaje al colega.


Mi amiga, Sandruchi, nombrada en este emotivo acto corresponsal del blog, me ha enviado este mail, que pienso colgar acá.En un abuso de confianza irredento, para que los que no son médicos tengan un pálido reflejo de lo que hacemos.
Por que dormir más es vivir menos.

Porque vaya a donde vaya, solo veo virus, bacterias y parásitos (que NO son lo mismo...).

Porque he aprendido a mirar a las personas de otra manera.

Porque tengo un plus por responsable.

Porque soy masoquista, y me gusta que los familiares de los enfermos me falten al respeto...

Porque me gusta desayunar cuando los demás comen, comer cuando cenan y cenar mientras duermen.


Porque puedo comer hasta lo impensable y no me hará daño


Porque necesitaba saber cuánto café puedo soportar, cuánto tiempo puedo aguantar sin comer, dormir, tomar agua, evacuar y orinar.

Porque me encanta que los domingos, a la hora de la comida familiar, me pregunten qué se toma para cierta molestia que lleva meses y justo ahora que me ven se acuerdan.


Porque nadie sabrá nunca en que turno trabajas por más que intentes explicar tu calendario de turnos.

Porque es interesante ir de vacaciones cuando nadie más puede. Y es más interesante estar trabajando cuando todos los demás están de vacaciones.

Porque tus ojos brillaran de una forma diferente cuando veas las venas de tus amigos y pienses: ahí entraría un punzocat del 18 sin problemas; o el cuello para ver si puedes ponerle un catéter; o chequeas la espalda de tu chico/a para ver si pudieras bloquearlo/a!!

Porque la sensación de sacar a alguien de un paro cardiorrespiratorio aporta más adrenalina que el bondi de Constitución a González Catán.

Porque sé de enfermedades que no salen ni en 'ER', 'Dr. House'; 'Anatomia
de Grey' ni en 'Expedientes X'...


Porque los anteriores serán guapos, sabihondos y valientes...allá, pero....hummm....los quiero ver en los lugares donde trabajo.

Porque sabes que en estos programas donde los médicos hacen todo, desde recibir al paciente, hacerle los exámenes, radiografías, ponerle una venoclisis y pedir estudios cuyos resultados llegan en minutos, es FALSO!!!


Porque me niego a comprar todos los productos para ponerme en forma, que me venden por la tele a las 4 de la mañana mientras me como un pedazo de pizza fría.

Porque he sacado cosas de agujeros insospechados.


Porque los pacientes me lo agradecerán ALGUNAS VECES, pero siempre me sentiré satisfecho, aunque sólo a veces alguien recordará nuestros nombres...


Porque el hospital es mejor que un Big Brother, una aventuras en África, una granja de famosos....

Porque me encanta cenar cuando veo amanecer...

Porque es todo un reto abrir solo un paquete estéril.


Porque la falta de recursos para ejercer mi profesión aumenta mi creatividad.

Porque quieres experimentar por ti mismo que se siente tener 25 enfermos a tu cargo.

Porque cuando entras al turno a las 7 am, nadie sabe lo que te deparará el resto del día y la noche.

Porque voy a tener suministro de muestras médicas, consultas con amigos especialistas y condones gratis toda mi vida.

Porque todos se acercan a mi para preguntarme que es lo que pueden tomar, aunque no me pregunten si ya comí o cómo me siento.


Porque podés estar en pijama todo el día.

Porque para quienes creemos en un Ser Superior, tenemos el privilegio de que EL ha podido guiar nuestras manos en algun momento dificil, vernos directamente a los ojos cuando atendismos tu primer parto y vimos el milagro de la vida, o cuando acompañamos a alguien a morir, y sentiste Su despedida de Su gente.


Porque la mejor paga no está en la tarjeta de pago, sino en el ¡¡Gracias!! de tu paciente.

Porque no sabes lo que es no tener vida social y... no importa, tu vida social esta dentro de un hospital, donde conoces amigos diferentes en cada servicio y por qué no, al gran amor de tu vida tal vez...


Porque para mi los días buenos y malos han cambiado: un día bueno es cuando no se te ha muerto nadie y has podido hacer 13 ingresos sin que nadie salga herido. No pudimos comer, pero ¡qué bien lo hicimos! Y además, no dejamos nada pendiente al turno siguiente.

Porque nos encanta ver como, tras los grandes esfuerzos que realizamos para que algo esté en su sitio (una sonda, un catéter, un parche, etc.) el paciente SIEMPRE va a hacer aquello que le dijimos explícitamente que NO haga.