martes, 19 de abril de 2011

Con una torre me bastaba.

Y sí, hija, corrupción es podredumbre del alma.
Te entiendo.
No estoy de acuerdo con tu decisión, y creo que dolor más grande no me podrías haber producido.
A propósito.
Tu hermano hizo cuatro descargas el viernes.
Lo van a operar otra vez, tiene un cable que le atravesó la piel.
El duelo por vos mi hijita y la lucha contra la burocracia de la Obra social me esperan.