lunes, 11 de abril de 2011

Fluyan mis lágrimas

Pues ahora, abandonado y solitario
me siento, suspiro, sollozo, me desmayo, muero,
en dolor mortal e interminable miseria.





Como ya me daba vergüenza volver a la Catedral de Morón y encontrar siempre el mismo cura, pobre, que ya no sabe que decirme, fuimos con tu hermana a la catedral de Flores.
Es un lugar precioso, si bien el ojo casi de arquitecta de tu hermana lo ve en su verdadera dimensión, para mí es la iglesia más linda.

Este cura, del que desconozco todo, me escuchó con el cuidado de un terapeuta.
Escuchó tus devaneos con la política, tu amor al Che, tu urgencia en ayudar al desvalido, tu insaciable hambre de libertad, tu amor por los Redondos, la fotografía y el riesgo.
Y tu transformación, tu sentimiento de haber sido traicionada, de como habían usado tus ideales, tu asco por la podredumbre del mundo. Y tu intuición sobre la gente que amparada en tus ideales se estaba enriqueciendo, tu desprecio por aprovechados que usan el poder para sus negocios, y como esto fué rotando hacia un ideal de pureza imposible para el mundo en que se está vivo.
Y este cura anónimo me dijo algo que retumbó y abrió túneles secretos en mi mente: te habías inmolado, de una forma loca e inútil, pero era una inmolación, un sacrificio.
Me dijo:-Fíjese lo que dice en la nota: que no se enoje, que no la odie, que no se desmoralice. Ella no estaba enojada con ustedes, en ningún momento los acusa, o como otros suicidas que dejan cartas ponzoñozas.
Creo que fué una inmolación, como los mártires, si bien los mártires querían vivir; el mismo Jesús quería vivir, no fué un suicidio la muerte de Jesús, pero algo de ofrecer la vida para cambiar algo estaba en el alma de Mercedes.
Yo le dije que Mercedes es la que libera los prisioneros.
Y que me conmovió que en el DNI llevaras una estampita de la Virgen de Las Mercedes y una foto de cuando  eras chiquita.
Sentí que este cura estaba realmente preocupado por nosotras. Porque vos estás muerta, hija, pero yo tengo que seguir viviendo con este dolor.
Fuimos a tomar un café con tu hermana y ella dijo algo tan cierto:
-En estos casos, estos tipos( acordáte del tradicional anticlericalismo familiar) son mucho mejores que cualquier psicológo.
Es cierto.