miércoles, 6 de abril de 2011

J'acusse.

Si tuviera el consuelo de echar culpas, de sacar de mí toda culpa, toda omisión, todo conducta que te hubiera/hubiese influenciado.
Pero no puedo, soy tu madre.Alguna culpa he de de tener.
No te pude transmitir todo amor a la vida, o por el contrario te transmití mi creencia en lo trascendente, y en la infinita misericordia de algo de lo que ahora dudo.
Es que si Eso que llamamos dios es infintia caridad y amor, seguro que tu sufrimiento habrá terminado.
Y estarás libre por fin de la sociedad de control, y del fantasma de 1984 de Orwell
Y estás en paz.