jueves, 14 de abril de 2011

Resiliencia

Querida Merceditas:
Estoy segura que estarías contenta si supieras que pedí turno con José, al que considero mi psicoanalista. Siempre estuvo en los momentos díficiles, con una generosidad emocional que conmueve.
Después de todo vos sabés que soy una cabrona, y que cuando me ofendo/ entro en transferencia negativa, simplemente me retiro, sin explicaciones.
Y así me fuí del análisis por tres veces.
Es curioso como una piensa que ya lo sabe todo sobre la historia personal. Pero no es así.
Este blog nació por iniciativa tuya y de tu hermana, para que cuente las peripecias de Pochita la desgraciada, que soy yo.
Ustedes se reían de una carta que encontró tu hermana en enero, que por esos misterios de las mudanzas apareció después de cuarenta y dos años.Era una carta escrita a mi padre muerto, que resuma cursilería y que obligué a tu hermana a quemar.
Pero con gran perspicacia, las dos se dieron cuenta de como Pochita la desgraciada se mentía a sí misma sobre ese padre que murió antes de que pudiera cagarlo a trompadas reprocharle nada.
"Cuando las cosas no van bien o van directamente mal, yo te veo, papá, querido amigo,en el viento que acaricia las hojas"
Patético.
Recuerdo sus risas, y me hace bien.
Sé que en ese momento estabas bien.

Lo que no logro recordar es donde estabas cuando tiramos con tu hermana el armario con la marca de las balas que tiró tu abuelo.Notá que obvio el título de padre para semejante enfermo, que según la historia oficial disparó contra un gato sarnoso que yo encontré en la calle a los dos años, y que recién ahora me permito preguntar sin esperar respuesta ¿dónde estaba el gato? ¿ lo tenía esa nena en brazos? ¿el gato estaba en el piso?¿ el gato murió? ....
No lo sabré nunca. Pero empecé a desconfiar cuando heredé el armario y encontré más agujeros de bala de los que me contaron.
Cosas de Pochita la desgraciada.
Pero por esos misterios de la memoria recuerdo cosas de antes de los dos años, y por supuesto de después.
Asi que la represión sobre ese hecho habrá sido extraordinaria y poderosa, porque no recuerdo nada.
Tal vez resiliencia.
En psicología, el término resiliencia se refiere a la capacidad de los sujetos para sobreponerse a períodos de dolor emocional y traumas. Cuando un sujeto o grupo (animal o humano) es capaz de hacerlo, se dice que tiene una resiliencia adecuada, y puede sobreponerse a contratiempos o incluso resultar fortalecido por los mismos. Actualmente la resiliencia es considerada como una forma de psicología positiva no encuadrándose dentro de la psicología tradicional.
Esta podría ser Pochita la desgraciada luchando contra los contenidos del inconciente sino fuera el premio Pulitzer 2007, de una colona judía luchando contra los oficiales israelíes que la querían desalojar.