miércoles, 20 de abril de 2011

El amor, la frustración, la impotencia y el dolor que todo lo abarca.

Detuvo sus sentidos
negándose a saber
y descendieron diáfanos
ante el amanecer.

Vio turbio su mañana
y se quedó en su ayer.

No quiso ser.


Miguel Hernández