jueves, 2 de julio de 2009

Pican, pican los mosquitos


Al que madruga Dios le ayuda. Uno que madrugó, una moneda encontró; aunque más madrugo el que la perdió.

Mientras esta gente se pelea y los hospitales colapsan nos están haciendo otro truco de prestigitación.
La gripe ya está instalada.

Prevenir es casi como profetizar en este país. Nadie te cree.
En Túnez se cuenta la historia de un musulmán que pretendía ser profeta.
Le pidieron como prueba un milagro y le dijeron:
-Aquí hay una cerradura complicada.Ábrela sin llave.
-¿Dije yo que era cerrajero o profeta?



El dengue hemorrágico es un peligro inminente.
Madruguemos antes que los mosquitos.