sábado, 6 de junio de 2009

Click


Escucho música.
Mi música.
No la que le gusta a otro; esto me produce una enorme felicidad.
Don't Go Breaking My Heart, porque las chicas solo quieren divertise.
Bebe con Malo Malo y Ella, me hace feliz de ser mujer y no tener que ser consecuente con la música:
Me gusta lo que me gusta en este momento.
Hasta escucho a Georges Benson
con Beyond The Sea y sin nostalgia. Es un tema hermoso. Y ahora es mío también.
Con Led Zepellin The song remains the same, benditos sean.
El toque progre viene con Chabuca y José Antonio, y La flor de la canela.
Y Chico Buarque, me recuerda la Rita, y Feijoada completa.
The Lovin's Spoonfuls andan de verano por la ciudad, pero me traen a John Mac Clane más que a mi infancia.
The Killers, a quienes me presentó Mercedes mi hija, leen mi mente; y me alegran con
Mr Brightside.
Lou Reed me hace andar por el lado salvaje.
Pongo un hechizo sobre vos con Creedence; aparece Sandro con Olga Guillot, arrancándome la vida de un tirón (Pienso que a Sandro lo quieren todos).
Y ya llega Chico Novarro diciéndome que quiere tener algo conmigo y que cuente con él.
Ahora suena The stripper, y anticipa a You Sexy Thing.
La estoy pasando muy bien.
Estoy viva.