lunes, 1 de junio de 2009

Entretenimientos.


Siguiendo la sugerencia del Mostro, aconsejado seguramente por la Tía Chola, y ante ciertas dudas de algunos lectores del Mosterio, que señalan que ahora nadie vé a Tinelli paso a relatar mi programa de televisión:
  • Criminal Minds. Un equipo de Quántico,Cuartel General del FBI que realizan los perfiles psicológicos de los asesino seriales.Se pone interesante , aunque con los años una se da cuenta que los perfiles tienden a repetirse; pareciera que los que se dedican a matar gente en cantidad son más bien parecidos, o leyeron todos el mismo libro hermético de Jack The Ripper. En las primeras temporadas estaba como mentor Mandy Patinkin, que repentinamente abandona la serie. Y su lugar de anciano Maestro es ocupado por Joe Mantegna, que tiene ese aire a mafioso de pacotilla, pero en general está bien. Una especie de CSI, pero del comportamiento. A veces son bastante lentos para descubrir los detalles; pero se deja ver.
  • Damages. La primera temporada una joyita. La trama, la sorpresa que producía la narración; las actuaciones de Glen Close como la todopoderosa Patty Hewes, el sufriente Zeljko Ivanek; Ted Danson, el de Cheers, con su acromegalia acentuada por los años, haciendo de psicopáta está perfecto; la única que no alcanza es la otra protagonista, Rose Byrne,que tiene cara de nada, defecto que se hizo notorio en la segunda temporada, que no alcanzó las alturas sublimes de la primera.
  • Lie to me. Una serie protagonizada por Tim Roth, que me entero ahora que es inglés, por el acento que ésta vez deja fluir, interpretando al doctor Lightman, especialista en lenguaje corporal. Interesante e instructiva exposición de aquellos gestos universales que tenemos los humanos para mostrar nuestras emociones. Parece que el personaje está inspirado en Paul Ekman, si bien los títulos aclaran que no. Los ejemplos con fotos de personalidades reconocidas son todo un hallazgo.
  • Dexter. Increíble serie sobre un técnico forense y asesino serial. La música caribeña acompañando sus andanzas en busca de víctimas, el severo código que limita su necesidad de matar, la actuacion de Michael C. Hall, en su camino al autoconocimiento, hacen de esta serie una de las que más me me gustan. Increíble.
Agrego toda película de fantasía, horror, terror psicológico, bizarra, SCFI, acción ( Bourne), artes marciales de todos los países, que se me acerque.
Y es así como cuando estoy frente al televisor no veo a Tinelli, que es bastante gore, pero igual no me gusta.